Utilidad de las sillas salvaescaleras

Las soluciones salvaescaleras contribuyen a mejorar la calidad de vida de las personas con movilidad reducida. El objetivo de esta tecnología no es otro que conseguir mejorar la libertad de movimiento de este colectivo eliminando las barreras arquitectónicas que les restan autonomía y les impiden el paso. Las sillas salvaescaleras son muy adecuadas para ayudar a subir o bajar escaleras a personas con dificultades de movilidad o bien personas de avanzada edad. Todos los modelos presentan una serie de elementos comunes como son: el asiento, el respaldo, el reposabrazos o el reposapiés.

Sin embargo, existe una gran diversidad de modelos en el mercado para ceñirse a las necesidades específicas de cada situación. Si bien es cierto, que todas las sillas salvaescaleras se trasladarán a través de un rail y el movimiento se conseguirá mediante un motor eléctrico. Los avances tecnológicos han permitido dejar atrás modelos más rudimentarios y rígidos, en la actualidad el proceso de elevación se produce de forma segura, silenciosa y resulta muy cómodo.

Este sistema de elevación es realmente funcional, ya que pueden instalarse tanto en escaleras de tramo recto como en escaleras con cierta curva. Las últimas innovaciones de estos aparatos permiten instalarlas en espacios reducidos, sin alterar el paso a pie. Pueden colocarse en cualquier lado de la escalera y, además, están preparadas tanto para instalarse en interiores como en zonas exteriores. La optimización del espacio se consigue mediante la posibilidad de plegar el asiento, el reposabrazos y el reposapiés. El motor y las baterías se encuentran debajo del asiento, ocupando el menor espacio posible y se recargan automáticamente. En cuanto al diseño, también ha evolucionado notablemente con el paso del tiempo. Hoy en día, encontramos que los asientos son ergonómicos, resultando realmente cómodos para el usuario.

Desde Multielevación queremos destacar que estos aparatos son soluciones adecuadas para los edificios y viviendas donde reside alguna persona con movilidad reducida, suponiendo una ayuda esencial en el día a día de este colectivo. Además, se trata de aparatos que garantizan unas condiciones adecuadas de seguridad, incluyendo un mecanismo que detiene el proceso de elevación al encontrar cualquier obstáculo en la escalera.