Silla minusválidos piscina: todo sobre los modelos hidráulicos

Una silla minusválidos piscina es una de las soluciones que ofrece el mercado para facilitar el acceso a este tipo de instalaciones a las personas con movilidad reducida. Se puede configurar en cualquier lugar a lo largo de la plataforma de la piscina. Además, existen modelos móviles, que son ideales para guardar cuando no se están usando. Las hidráulicas son las más utilizadas, ¿quieres saber por qué?

Silla minusválidos piscina: hidráulica, la más utilizada

La silla hidráulica para piscinas es ideal por sus características. La usan tanto personas mayores, como mujeres embarazadas o discapacitados, de forma privada y también en espacios públicos.

Antes de comprar una silla minusválidos piscina hay que valorar detalles importantes sobre la propia instalación y la persona (o personas) que la van a utilizar. Debes asesorarte sobre qué modelo es el ideal teniendo en cuenta el peso que va a elevar, la profundidad de la piscina, qué accesorios necesitas, etc.

Aunque cabría pensar que sí, no todas están diseñadas para exterior, ya que muchas piscinas están cubiertas. Por ello, los materiales de fabricación de la misma son otro detalle que no debes pasar por alto.

Silla minusválidos piscina: ¿cómo funciona el modelo hidráulico?

Este tipo de sillas para piscinas emplea la fuerza del agua para elevar o descender el asiento en el que se encuentra la persona. Contienen un pistón, que es el que determina el movimiento de la misma. Hay que regular la cantidad de agua que tiene en su interior, lo que generalmente se hace a través de una llave de paso. Cuando esta pieza está llena, la silla se eleva, mientras que para descender, es necesario soltar el líquido de vuelta a la piscina.

En Multielevación somos expertos en la adaptación de espacios para personas con discapacidad. Si quieres consultar qué opciones dispones para facilitar el acceso a tu piscina o la de tu comodidad, no dudes en contactarnos y te aconsejaremos sin compromiso. ¿Hablamos?