Ascensores sin foso: características y especificaciones

Ascensores sin foso

A la hora de instalar ascensores sin foso en un edificio es importante conocer las características de los mismos y el espacio disponible, ya que no siempre es posible la instalación de un elevador convencional. Por ello, cada vez son más las novedades y avances que se presentan en el mercado de ascensores para dar solución a aquellos edificios donde no es posible, por falta de espacio o por las características del mismo, instalar un ascensor tradicional. Una de estas novedades la encontramos en el ascensor sin foso, diseñado para ser instalado en aquellos espacios más reducidos y otorgarles la accesibilidad y el servicio de un ascensor.

Ascensor sin foso: ¿Qué ventajas tiene este tipo de ascensor?

  • Los ascensores sin foso se caracterizan por tener un foso y una huida de dimensiones muy reducidas, capaces de adaptarse a cualquier espacio. Debido a las reducidas dimensiones del mismo, no son necesarias grandes obras ni modificaciones del edificio para poder instalarlos, a diferencia del resto de ascensores convencionales.
  • Además, son fabricados a medida según el espacio disponible del edificio o lugar donde vayan a ser instalados.
  • Otra de las diferencias respecto al resto de ascensores es que la estructura de los ascensores sin foso no transmite carga alguna a la estructura del edificio.
  • Instalación. La sala de máquinas del ascensor hidráulico se puede colocar libremente en cualquier lugar del edificio al no necesitar de un foso.
  • Espacio. Precisamente porque no necesitan foso, reducen mucho el espacio necesario para la instalación.
  • Económicos. Por las características mencionadas, el coste de las obras necesarias para su colocación es bajo en comparación con otras soluciones. Además, los modelos de ascensores hidráulicos sin foso también son más baratos.
  • Consumo. El motor de accionamiento funciona solo cuando el elevador se mueve hacia arriba. En la dirección descendente, el sistema se mueve con su propio peso. Esta ventaja permite que el ascensor se mueva hacia abajo sin fuentes adicionales de energía.
  • Seguridad. Cuentan con un doble sistema de seguridad, para mayor tranquilidad de los usuarios. Además, en caso de fallo en la suministración eléctrica, disponen de una bobina conectada a una batería de reserva que finalizará el trayecto.

 

Ascensores sin foso: ¿qué es el foso?

El foso de un ascensor hace referencia al espacio necesario que se halla en el hueco inferior para garantizar que, siempre que el elevador se encuentre en la planta más baja, quede a nivel del suelo. A la hora de estudiar las circunstancias que envuelven el foso de un ascensor, se deben contemplar, sobre todo, dos factores esenciales:

  • Normativas de seguridad. Cada ascensor está sujeto a un tipo de reglamento en función de sus características. Si hablamos de los ascensores tradicionales, la ley señala que cuando el ascensor está en planta baja debe mediar una distancia mínima de seguridad, de ahí que el foso sea imprescindible en la mayoría de casos. Así pues, esa distancia quedará establecida en alrededor de 1,2 metros de profundidad. Existen excepciones que pueden disminuir esta cifra, alcanzando los 45 o 50 cm. de profundidad. Para ello, se ha de llevar a cabo un estudio de viabilidad y acometer todas las medidas de seguridad oportunas. Cuando se trata de ascensores unifamiliares, es sin embargo habitual que el foso sea muy reducido o que no exista, lo que explica su baja velocidad.
  • Necesidades de fabricación e instalación de los ascensores. Tanto la cabina del ascensor como su chasis tienen unas dimensiones concretas, de manera que si no se contara con un foso el elevador quedaría un escalón en la planta baja, algo absolutamente inviable.

¿Cuándo debe haber foso?

Los ascensores unifamiliares pueden carecer de foso o tenerlo reducido. En este último caso, su distancia puede hallarse entre los 10 y los 25 centímetros de profundidad. Los que no presentan ningún tipo de foso operan mediante un funcionamiento neumático, por lo que no precisan de sujeción de la cabina o chasis.

Ventajas de foso reducido en ascensor

A continuación exponemos las diferentes ventajas con las que contarías con la instalación de un foso reducido en ascensor en tu vivienda:

  • Se decide implementar este tipo de ascensor porque supone un importante ahorro de espacio.
  • Además, su instalación es mucho más sencilla y no requiere de grandes obras o reformas, por lo que también permite un gran ahorro de costes en comparación con la instalación de un ascensor tradicional.
  • Del mismo modo, el ascensor con foso reducido consume menos energía y es más silencioso.

 

Foso ascensor ¿cuáles son sus requerimientos?

Lo ideal es que esté nivelado e instalado en una superficie lisa. En edificios cuya instalación del sistema elevador se encuentre en el piso 0, el foso ascensor estará por debajo de calle. Esto lo hace susceptible a filtraciones de agua, por lo que debe estar correctamente impermeabilizado.

Debe contar con excelentes medidas de seguridad, diseñadas para minimizar al máximo un posible impacto fortuito. Podría ser el caso de una caída libre por una rotura de los cables, por ejemplo, o un descenso de la cabina por un fallo de los mecanismos de parada automática o fin de carrera. Para evitarlo, en el foso del ascensor se situarán los topes y amortiguadores que frenan el descenso.

En cuanto a la profundidad, es imprescindible consultar con el órgano de gobierno correspondiente a cada comunidad autónoma o directamente a impresas especializadas en el sector. Esto se debe a que esta medida depende de varios factores, como el espacio utilizable, si el aparato está pensado para uso doméstico o comercial, etc. Esta distancia entre el ascensor y el suelo es una medida de seguridad pensada para evitar accidentes con personas. En ocasiones será necesario instalar en el foso medidas extras. Sería el caso de una toma de corriente, así como un interruptor que corte el movimiento y detenga el ascensor.

 

Acceso al foso ascensor

El acceso al foso ascensor se puede hacer de dos formas. Una sería la creación de una abertura especial con una puerta con abertura hacia fuera. Debe estar dotada de cerradura que se pueda cerrar desde el exterior y abrir desde el interior sin llave. La otra sería una puerta más baja de acceso, dotada de un sistema que impida cerrarla.

¿Estás buscando ascensores sin foso para poder instalar en tu edificio? Multielevación, empresa especializada en plataformas elevadoras, ofrecemos soluciones para todo tipo de espacios. Por ello, te ofrecemos ascensores sin foso a medida para tu edificio. De esta forma, podrás beneficiarte de las muchas ventajas que ofrece un elevador sin tener que modificar el edificio ni preocuparte por la falta de espacio para su instalación. Contacta con nosotros para solicitar tu presupuesto a medida y sin compromiso o para obtener más información sobre nuestros ascensores sin foso.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Salvaescaleras y elevadores Multielevación