¿Por qué la rampa acceso minusválidos piscina es uno de los mejores métodos de accesibilidad?

La nueva regulación normativa en edificios sujetos a la Ley de Propiedad Horizontal se ha convertido en una obligación que las comunidades de propietarios deben cumplir. Esta ordenación reconoce el derecho a la realización de las obras y actuaciones que resulten necesarias para satisfacer el requisito de accesibilidad universal. Como resultado, son muchas las personas que buscan información sobre rampa acceso minusválidos piscina.

Rampa acceso minusválidos piscina: características

El derecho a contar con una rampa acceso minusválidos piscina puede ejercerlo cualquier persona propietaria de una vivienda si en ella viven, trabajan o prestan servicios voluntarios usuarios con discapacidad o que sean mayores de setenta años. Este tipo de instalaciones cuentan con una superficie de lámina de agua muy grandes. Generalmente, se construyen con pendientes suaves, que nunca pueden superar el 8%. En cuando a su anchura, puede variar ligeramente, desde los 85 a los 95 centímetros. Están construidas en pavimentos antideslizantes, lo cual facilita su uso para las personas con problemas de movilidad. Además, también están equipadas con pasamanos, los cuales continúan por debajo del nivel del agua. Dentro de la propia piscina, cuentan con zonas planas, sobre un metro y medio. En ellas, las sillas de ruedas pueden entrar en contacto con el suelo con facilidad para maniobrar.

La principal ventaja de una rampa acceso minusválidos piscina es que permite su uso a todas aquellas personas que no puedan utilizar las escaleras. Se levantan alrededor de la piscina y van bajando con muy poca inclinación. De ese modo, evitan muchos problemas porque no hay peligros de resbalones ni exigen grandes esfuerzos como agacharse.

Si quieres conocer más alternativas para la adaptación de piscinas a minusválidos, lo mejor es que te pongas en contacto directamente con empresas especializadas. Es el caso de Multielevación, donde contamos con los mejores expertos que resolverán tus dudas sin compromiso. Además, podemos proponerte otro tipo de alternativas que requieren menos obras y que son más sencillas de usar que una rampa de acceso a minusválidos, como una grúa de piscina.