Barreras urbanísticas y arquitectónicas. Qué son y soluciones para superarlas

Barreras arquitectónicas - Escaleras y Silla de ruedas

Millones de personas tienen problemas cada día para moverse con facilidad por las calles y los edificios, así como para acceder a los medios de transporte público o, simplemente, para moverse con autonomía dentro de su hogar. Esto se debe, fundamentalmente, a las barreras arquitectónicas presentes en las ciudades, las cuales se traducen en problemas de movilidad para las personas con discapacidad.

Bordillo y silla de ruedas

Es cierto que, actualmente, se está trabajando desde muchos ámbitos con el propósito de eliminarlas. Sin embargo, todavía quedan muchos espacios que han sido diseñados sin tener en cuenta a este tipo de personas. Aquí queremos hablarte de ellos y explicarte con exactitud qué son para comprender cuáles son las mejores formas de eliminarlas.

Playa sin acceso para sillas de ruedas

¿Qué es una barrera arquitectónica?

Las barreras arquitectónicas son obstáculos que impiden que una persona con problemas de movilidad o discapacidad pueda entrar y/o moverse dentro de un determinado espacio. Este sería el caso, por ejemplo, del acceso a un edificio provisto de escaleras pero sin elevador automático para sillas ni rampa homologada. A él no podrían acceder las personas en sillas de ruedas.

Pero ¿qué tipo de barreras arquitectónicas existen?

Lo anterior ha sido un simple ejemplo ya que existen infinidad de barreras arquitectónicas a nuestro alrededor. Tantas, que incluso podemos ofrecer una clasificación por tipos. En concreto, las hemos englobado en cuatro grandes tipos:

  • Barreras arquitectónicas urbanísticas. Aquí hacemos referencia a todos aquellos obstáculos que impiden la movilidad de las personas con discapacidad y que se encuentran en espacios públicos. Hablamos, por ejemplo, de una acera demasiado estrecha como para que circule una silla de rueda, farolas o señales de tráfico verticales puestas en un sitio que obstaculice el paso, escalones sin rampas, etc.

Minusválido en silla de ruedas con problemas para subir bordillo

  • Barreras arquitectónicas en las edificaciones. Son las que se encuentran en las zonas comunes de los edificios públicos y privados. Podemos citar como ejemplo a los bloques de viviendas de varias plantas que carecen de ascensor, que no tienen suficientes espacios para girar y maniobrar en sillas de ruedas o que están repletos de cambios de nivel sin que existan elementos que faciliten sortearlos.

Barreras arquitectónicas - Escaleras y Silla de ruedas

  • Barreras arquitectónicas del transporte público. Las que imposibilitan a las personas con problemas de movilidad el acceso a vehículos como, por ejemplo, taxis o autobuses. Muchas ciudades y empresas privadas aún disponen de vehículos de este tipo sin rampas, lo que impide que quienes se mueven en silla de ruedas puedan acceder.
  • Barreras arquitectónicas en las viviendas. Sobre todo, están presentes en las casas y pisos antiguos ya que los de nueva construcción están mejor adaptados. Se trata de barreras que dificultan que el sujeto afectado por el problema de movilidad pueda asearse, cocinar, dormir o realizar cualquier otra actividad dentro de su domicilio sin ayuda. Enchufes y llaves de luz demasiado altos o bajos, muebles de cocina inaccesible o duchas e inodoros sin barras de sujeción y apoyo son buenos ejemplos.

¿Por qué es importante suprimir las barreras arquitectónicas que nos rodean?

Muchos piensan que se trata de una cuestión de comodidad, pero no están en lo cierto. Eliminar las barreras arquitectónicas es una necesidad. Y no solo para las personas que se han visto afectadas de forma temporal o permanente por un problema de movilidad. También para sus familiares y para quienes les deben ayudar en el día a día.

Además, no derribar esas barreras arquitectónicas presentes en los espacios públicos y privados es discriminatorio. ¿El motivo? No permiten que las personas con una discapacidad física tengan las mismas oportunidades de moverse y de actuar con autonomía que quienes no la poseen.

Rampa para sillas de ruedas

En cualquier caso, podemos resumir las ventajas que para la sociedad tiene suprimir las barreras arquitectónicas del siguiente modo:

  • Es la única manera de garantizar que todas las personas, sin importar cuál sea su condición física, pueden acceder a los espacios públicos y privados.
  • Garantiza que todas las personas tienen las mismas oportunidades para estudiar, trabajar y disfrutar de su intimidad y de su tiempo de ocio.
  • Mejora la calidad de vida. Está demostrado que las personas con problemas de autonomía son más felices cuanto mayor grado de autonomía poseen.
  • Construir o reformar espacios para hacerlos accesibles a todo tipo de personas es una inversión de presente y de futuro. Puede que ahora mismo no los necesitemos, pero tal vez dentro de unos años sí.

Rampa de acceso silla de ruedas

¿Cómo eliminar las barreras arquitectónicas?

Todo depende de la barrera arquitectónica de la que estemos hablando, como es obvio. En cualquier caso, estas suelen ser las más utilizadas para suprimir las más importantes y habituales:

  • Rampas. Permiten que las personas con problemas de movilidad, ya sea por edad o por lesiones físicas, puedan sortear los tramos de escaleras subidos en su silla de ruedas sin ayuda. Además, es la opción más económica de todas, aunque tiene un inconveniente. Las rampas requieren de bastante espacio para ser instaladas (1 metro cuadrado de superficie por cada 10 cm de desnivel, aproximadamente). Si no, sería imposible que el sujeto pudiese subirlas sin ayuda o bajarlas sin resultar peligroso.

Autobús con rampa

  • Escaleras convertibles. También denominadas ‘orugas’. Brindan un entorno seguro mediante el cual el sujeto con problemas de movilidad y su acompañante, si lo tiene, pueden sortear el tramo de escalera sin problemas.
  • Plataformas salvaescaleras. Se trata de un dispositivo que se ajusta a la silla de ruedas del discapacitado y que, gracias a un motor eléctrico, le permite subir el tramo de escaleras sin esfuerzo. Se componen de una guía y de un brazo mecánico. Solo presentan el problema de que tienen una capacidad de soportar peso limitada (120-150 kg, aproximadamente). Sin duda, un inconveniente que obliga a apostar por otras alternativas si el afectado para el que se instala tiene sobrepeso u obesidad.

Plataforma Salvaescaleras exterior

  • Elevadores verticales. Es la solución más efectiva y cómoda en la mayoría de los casos. Este tipo de ascensores se colocan junto a las escaleras. Cuentan con una cabina de carga en la que se monta la persona con discapacidad. Al pulsar el botón de elevar, la plataforma sube hasta sortear el tramo de escaleras. Después, el sujeto ya puede ir hasta su vivienda o tomar el ascensor convencional.

Elevador vertical

Elevadores o ascensores para personas con problemas de movilidad hay de muchos tipos. En estos momentos, los más habituales son los eléctricos ya que consumen poca energía, son bastante sencillos en términos mecánicos y apenas requieren de mantenimiento. Sin embargo, en inmuebles de tamaño reducido, los elevadores hidráulicos pueden ser una solución más aconsejable.

También debemos hacer referencia a los montacamillas. Se trata de elementos indispensables en centros de salud, geriátricos y hospitales ya que permiten mover sin dificultad a pacientes que, por culpa de la edad, de una lesión o de su delicado estado de salud, no pueden bajarse de la cama en un momento determinado.

Seguro que, tras leer lo que aquí le acabamos de contar, se da cuenta rápidamente de todas las barreras arquitectónicas que le rodean. También es muy probable que perciba que son muchas más de lo que sería deseable. Sin duda, el primer paso para empezar a eliminarlas y para facilitar la vida de todos aquellos que poseen cualquier problema de movilidad.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Salvaescaleras y elevadores Multielevación