Montacargas casero: ¿es seguro construirlo?

Algunas personas, por su trabajo, entienden que les puede ser necesaria la instalación de un montacargas casero en su vivienda. Gracias a él podrán subir y bajar objetos sin necesidad de martirizarse la espalda. No obstante, ¿son este tipo de soluciones bricomaníacas, por llamarlas de algún modo, una garantía para la seguridad?

La seguridad del montacargas casero: ¿cuál es el límite?

Los elevadores caseros requieren de una construcción relativamente simple y son hasta cierto punto útiles para levantar pesos inferiores a 1500 kilos. Más allá de esa cifra serán necesarias estructuras específicas que no pongan en riesgo el andamiaje de la vivienda ni la carga en sí.

Pasos para garantizar la seguridad del montacargas casero

A la hora de levantar un peso concreto, es posible echar mano de un amortiguador hidráulico que opere como pistón entre dos partes, propulsando una al separarla de la otra. La capacidad de los amortiguadores hidráulicos está señalado en la etiqueta del cuerpo del equipo. Valiéndonos de esa información, será posible comenzar a levantar la plataforma de base y la que se encargue de levantar el peso. La estructura debe estar asegurada en todo momento y contar con con bisagras de articulación que refuercen su fijación. La altura que se desee levantar dependerá del largo el eje del pistón.

Existe, también, otro método de fabricación para un montacargas casero. Se basa en un conjunto de planchuelas que funcionan convergiendo en forma de tijera para, después, juntarse a través de una rosca a la que se conoce como “gusano”. Este gusano hace su labor girando una manija de manera analógica, lo que contribuye a levantar el peso del conjunto.

Si ninguna de estad construcciones acaban de convencerte, no lo dudes más y apuesta por la instalación de un elevador profesional. No conviene correr riesgos. Lo más responsable es ponerse en manos de los expertos y la mejor tecnología. ¡En Multielevación podemos ayudarte!