Adiós a la discapacidad con las prótesis biónicas: reto de este siglo

La Fundación Princesa de Asturias ha reconocido la labor del famoso diseñador biónico Hugh Herr con la entrega, este miércoles, del Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2016. De esta forma, la fundación pretende reconocer la labor de este ingeniero y biofísico estadounidense por sus investigaciones y trabajos pioneros en materia de prótesis biónicas para facilitar la vida de las personas con discapacidad.

Hugh Herr, reconocido en todo el mundo por sus avances e investigaciones sobre biónica, perdió las dos piernas en un accidente de tráfico cuando tenía 18 años. Desde aquel momento, este investigador estadounidense ha focalizado su vida y su carrera en mejorar la vida de las personas que, como él, han perdido alguno de sus miembros. Durante la entrega de premios de la Fundación Princesa de Asturias, el galardonado ha confiado en que la biónica sea capaz de acabar con la discapacidad a lo largo de este siglo XXI, gracias a los nuevos avances que permiten prótesis cada vez más reales y capaces de poner fin a las barreras a las que se enfrentan, a diario, personas con discapacidad.

Unos avances todavía en marcha

En su última entrevista en España, concedida al diario La Razón, Herr ha señalado estar convencido de que estos nuevos avances tecnológicos en materia de biónica lograrán erradicar la discapacidad y sus barreras a lo largo del siglo XXI. Para ello, asegura, continuará arrojando luz mediante sus avances tecnológicos para superar “esta brecha entre el mundo que nosotros construimos y nuestros cuerpos biológicos”.

Los últimos trabajos de Herr, por los que ha recibido todo tipo de reconocimientos a nivel mundial, se basan en lanzar al mercado nuevas prótesis biónicas inteligentes, capaces de recibir órdenes del cerebro. Toda una combinación de robótica, neurofisiología e inteligencia artificial que pretende mejorar la vida de millones de personas en todo el mundo.