Movilidad reducida en áticos sin ascensor: ¿qué hacer?

Los áticos sin ascensor suelen ser considerados un pequeño lujo urbano. Una idea perfecta para fiestas y para una vida social activa. Por desgracia, existen muchas personas que no encuentran la paz en este tipo de vivienda. Aquellos que tienen una avanzada edad o arrastran algún tipo de discapacidad no pueden disfrutar al 100% de sus ventajas. La altura y falta de accesibilidad puede llevar a sus habitantes a verse dentro de una jaula en casos de movilidad reducida. ¿Qué soluciones existen para ellos?

Soluciones para áticos sin ascensor

Lo primero que una persona con problemas de movilidad debería hacer en este escenario es ponerse en contacto con el presidente o la presidenta de la Comunidad de Vecinos. Parece una obviedad, pero la mejor opción a la hora de encontrar una salida en casos de áticos sin ascensor es, en fin, instalar uno. Y para eso se necesita el consenso del resto del edificio. En el supuesto de que alguno de los vecinos se niegue, has de saber que estás en tu derecho legal a que ese ascensor exista. Antes este tipo de debates se sometían a votación, pero ahora es obligatorio. De acuerdo con cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística, en España hay 4 millones de edificios residenciales que carecen de ascensor. ¿Significa esto que los ancianos y minusválidos que allí vivan han de enfrentarse a las barreras arquitectónicas para siempre? No. Según la Ley de Propiedad Horizontal es suficiente con que un propietario de más de 70 años o cualquier persona que viva en su casa o se ocupe de atender sus necesidades exija la presencia del ascensor. Y no sólo eso, sino que también se podrá demandar la instalación de un salvaescaleras o una rampa. Si estás en una situación semejante, en Multielevación podemos ayudarte a adecuar áticos sin ascensor. ¡Di adiós a los obstáculos!