¿Cómo debe ser un ascensor accesible?

En el siguiente post vamos a tratar de identificar las principales características que debe tener un ascensor accesible, así como las principales especificaciones con las que debe contar para garantizar la accesibilidad de los minusválidos.

En primer lugar, debemos saber que cualquier ascensor accesible debe cumplir con las normas y medidas establecidas. En lo que respecta a sus medidas, para garantizar la accesibilidad de los ascensores es necesario que éste ascensor cuente con una cabina con unas dimensiones mínimas de 100cm de ancho y 125 cm de fondo total (espacio necesario para, al menos, una silla de ruedas en su interior).

Por otro lado, las puertas de un ascensor accesible deben ser siempre correderas y automáticas. Además, su ancho de paso nunca será inferior a 80 cm, con la finalidad de que pueda caber perfectamente cualquier silla de ruedas. Para una mejor accesibilidad de los minusválidos a este tipo de ascensores accesibles, el tiempo de espera hasta que se cierren las puertas automáticas deberá poder ajustarse hasta, incluso, los 20 segundos de espera.

Comodidad para todos los usuarios

La total accesibilidad de estos ascensores se complementa con otra serie de indicadores o especificaciones concretas, como es el caso de la presencia de un interlocutor en la cabina para aquellos discapacitados visuales; la inclusión de un pasamanos en la pared opuesta a los botones de la cabina y la presencia de un espejo en la parte posterior de la botonero o en alguno de los laterales, con la finalidad de que la persona que suba al ascensor en silla de ruedas pueda tener una visión de los 360 grados y, de esta forma, evitar cualquier tipo de obstáculo.

¿Necesitas instalar un ascensor accesible a medida para mejorar la accesibilidad de los minusválidos de un edificio? Contacta con nuestro departamento y solicita, sin compromiso, tu presupuesto.