Cuándo optar por un montacargas para personas

Salvar el desnivel que se encuentra entre diferentes plantas puede ser un problema para una persona con movilidad reducida, un impedimento para su tránsito. Algo tan simple como unas escaleras en el portal de un inmueble puede frenar su avance, siendo un problema arquitectónico, pero que además contribuye a mermar la situación emocional de este colectivo. La solución puede ser tan simple como instalar un montacargas para personas, un sistema de elevación vertical que facilita el acceso de los usuarios con problemas de movilidad a otra planta.

Este tipo de montacargas también se conocen como elevadores verticales, pero su instalación y mantenimiento es mucho más simple que el de un ascensor. Podemos establecer que existen dos tipos de montacargas, los que sólo se destinan para el transporte de mercancías y los que sirven para trasladar tanto mercancías como personas. En este último caso, los montacargas deberán adaptarse a la normativa EN 81.2 de los ascensores, para garantizar las condiciones de seguridad necesarias para que puedan ser utilizados por personas.

Desde Multielevación queremos destacar las diferencias notables que existen entre un montacargas para personas y un ascensor. Los primeros están pensados para salvar desniveles de poca altura, las escaleras de un portal o la distancia que se encuentra en una planta y la siguiente. Estos elementos pueden desplazarse desde varios centímetros hasta un máximo de tres metros. Mientras que los ascensores están pensados para salvar distancias superiores entre plantas.

La principal ventaja que presentan los montacargas para personas es que, además de salvar una determinada barrera arquitectónica, posibilitan a las personas que los usan trasladar con ellos objetos y enseres. Por este motivo es una solución típica de las zonas comunitarias o portales de una comunidad de vecinos, para garantizar que las personas con algún problema de movilidad puedan llevar la compra o el equipaje consigo de vuelta a casa. En otras ocasiones, una vivienda puede tener más de una planta y las escaleras de acceso son demasiado estrechas para colocar otro tipo de solución salvaescaleras.

Estos productos pueden presentar gran cantidad de diseños y acabados diferenciados para adaptarse a cualquier estancia y estilo determinado. Además, son silenciosos y las labores de mantenimiento de estos elementos son, prácticamente, nulas. Siendo la solución ideal en innumerables ocasiones.