¿Cómo funcionan las sillas salvaescaleras?

Las escaleras pueden resultar un obstáculo insalvable para personas con movilidad reducida, una barrera que se localiza con frecuencia en establecimientos, viviendas o edificaciones. Las sillas salvaescaleras a precios económicos son la solución ideal para el hogar de cualquier persona con dificultades de movilidad. Evidentemente, favorecen la movilidad de estos usuarios, pero además contribuyen a garantizar la libertad de movimiento, minimizando la sensación de dependencia que estas personas suelen sentir. Entra las numerosas ventajas que ofrecen estas soluciones salvaescaleras podemos destacar su mecanismo de funcionamiento, ya que el mismo se puede accionar desde la propia silla o desde los puntos de acceso de la escalera, aunque el asiento no se encuentre en ese punto concreto de la casa. Se trata de un mecanismo similar al que presenta un ascensor, cuando no se encuentra en la misma planta que nosotros accionamos un botón para que el elevador se desplace hasta el lugar en el que nos encontramos.

En Multielevación contamos con una gran experiencia en la comercialización de soluciones para eliminar las barreras arquitectónicas y sabemos, de primera mano, que existe una gran diversidad de modelos de sillas salvaescaleras a precios reducidos disponibles en el mercado.

Se trata de un sistema rápido y eficaz, la silla cuenta con mandos integrados en el reposabrazos  que permiten accionar su funcionamiento. Pueden ser simples botones o tener forma de joystick para facilitar su manipulación incluso a personas con problemas de movilidad en sus manos. Las sillas son confortables y presentan un diseño cuidado, para que no desentone con el resto de la estancia. Evidentemente, los usuarios pueden parar el avance de la silla en los casos que sea necesario, aunque no hayan llegado a su destino. Además de detener el avance de la silla, también ofrecen la posibilidad de retroceder al punto de inicio.

Puede darse el caso de que una persona necesite usar la silla y que la misma se encuentre en otra planta, al haber sido utilizada por otra persona. No hay problema, en cada planta y puntos de acceso a la escalera se colocarán pulsadores, similares a los del ascensor, que podrán la silla en funcionamiento para que se dirija al lugar donde se necesita.