Cómo mejorar la accesibilidad de una vivienda

Las barreras arquitectónicas a las que deben hacer frente las personas con problemas de movilidad están por todas partes, en la calle, en las zonas comunitarias de los edificios o en centros y establecimientos comerciales. Pero a veces dichas barreras se encuentran en el hogar de las personas que movilidad reducida, encontrando una dificultad añadida en su propia casa. En estos casos será necesario adaptar la vivienda para que sea más accesible y, el mejor modo de hacerlo es apostar por alguna de las soluciones salvaescaleras a precios asequibles que se encuentran en el mercado. La principal dificultad que podemos encontrar en una residencia al uso es la presencia de un desnivel salvado con uno o más escalones. En cuyo caso, la única manera de hacerla accesible para personas con algún tipo de discapacidad física será colocar alguna rampa, elevador vertical, plataformas o un sistema de silla salvaescaleras. Si bien es cierto, que no es la única medida que deberemos tener en cuenta. Por ejemplo, los pasillos de una vivienda de una persona en silla de ruedas deberán presentar una anchura mínima de 1,10 metros. Además, en las zonas en que sea preciso deberá existir un espacio superior que permita el giro de la silla de ruedas para dar la vuelta. La anchura mínima establecida para estas maniobras será de 1,50 metros. La anchura de las puertas, al igual que la de los pasillos deberá ser adecuado para el acceso de la silla de ruedas a las diferentes estancias. Evidentemente, los sistemas de apertura de puertas, llaves de la luz, enchufes y demás elementos deberán estar a una altura asequible para las personas que necesitan utilizar la silla de ruedas para desplazarse. Desde Multielevación queremos hacer hincapié en que estas medidas hacen posible mejorar la calidad de vida de las personas con movilidad reducida, garantizando su libertad de movimiento e incrementando su autonomía. En cualquier caso, el Código Técnico de la Edificación tiene en cuenta esta serie de medidas para que las viviendas de nueva construcción o que sean objeto de una rehabilitación sean accesibles para todas las personas por igual. Afortunadamente, los avances tecnológicos hacen posible que exista una gran variedad de soluciones salvaescaleras a precios asequibles en el mercado, que permiten salvar cualquier obstáculo o desnivel de forma eficiente y con diseños que armonizan con el estilo de la vivienda.