Soluciones de movilidad para la tercera edad

Con la edad, los huesos se resienten y aparecen los problemas óseos. Si a eso le sumamos la pérdida de agilidad y de movilidad, el riesgo de sufrir alguna caída aumenta. Para evitar que un simple escalón se convierta en todo un reto desde Multielevación ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de instalar salvaescaleras a precios muy económicos en viviendas unifamiliares, en oficinas y en cualquier edificio público o privado. Hablamos de soluciones cómodas y eficaces diseñadas para solventar los problemas con los que se encuentran en su vida cotidiana cientos de personas que han visto como su actividad diaria se ha visto limitada. Situaciones que nos resultan muy familiares y que han acabado con el encierro de nuestros mayores en sus propias viviendas o habitaciones. ¿Cómo ponerles remedio?

Desde la aparición de las primeras sillas y plataformas salvaescaleras el miedo a sufrir caídas inesperadas ha ido desapareciendo, al mismo tiempo que lo hacia la inseguridad que esa falta de movilidad generaba en nuestros ancianos. Por suerte, gracias a los últimos avances experimentados en este campo y en el sector de las barreras arquitectónicas y urbanísticas, la accesibilidad ha dejado de ser un lujo al alcance de unos pocos para convertirse en una necesidad a la que pueden acceder todos los bolsillos.

La ventaja de los nuevos salvaescaleras a precios competitivos es que no ocupan mucho espacio y se pueden colocar sin grandes obras en todo tipo de instalaciones, tanto en interiores como al aire libre. ¿En qué repercute eso en nuestros mayores? Ganarán mayor libertad a la hora de desplazarse por todo tipo de espacios sin el temor a tropezar con un escalón o a caer al intentar subir unas escaleras.

Desde Multielevación también hemos estado trabajando en otro punto relacionado en este caso con la integración de estas soluciones de accesibilidad a los espacios arquitectónicos, evitando el tener que romper con la estética del edificio. Lo que pretendemos es que estos elevadores se integren en el edificio sin que por ello se vea afectado su funcionamiento o su seguridad.

Lo que para muchos es visto como un gasto para otros no es más que una inversión cuyos resultados se empezarán a notar a medio y corto plazo. No solo personas mayores podrán beneficiarse de estos sistemas, también mujeres embarazadas, usuarios en sillas de ruedas, etc. 27