Tipos de sillas salvaescaleras

Las sillas salvaescaleras son un método elevador mecánico que, mediante la intervención de una guía ubicada a lo largo de una escalera, facilita que las personas con movilidad reducida, como ancianos o aquellas que presenten diversidad funcional, transiten de una planta a otra. Funcionan de la siguiente forma: primero, la persona que vaya a utilizar el servicio se sienta en la silla, y luego ésta se mueve a través de los rieles. Pero ¿cuál es, exactamente, la variedad de modelos que se encuentran disponibles en el mercado?

Tipos de sillas salvaescaleras

Hoy en día, los diversos sistemas de silla salvaescaleras que puedes adquirir varían en función de varios condicionantes. Éstos son los más relevantes.

  • Recorrido. Hay sillas para escaleras rectas y curvas; y, dentro de las curvas, diversos modelos para las que son de tipo caracol o en hélice.
  • Ubicación. Serán de una clase u otra dependiendo de si se instalan en un espacio interior o exterior.
  • Modelo de guía o raíl. Éstos pueden ser de distintos materiales, tales como acero o aluminio.
  • Acabado. El acabado específico de la silla salvaescaleras variará el precio: a mayor calidad, mayor coste.

Diferencias entre los modelos rectos y curvos

Las sillas salvaescaleras adaptadas para tramos rectos son más simples, ya que su trayecto es continuo. Por otro lado, las adaptadas para aquellas que son curvas o que introducen cambios de pendiente deben llevar adjuntos varios accesorios. Estos componentes, funcionando en conjunción, permitirán solventar el trámite sin problemas. En lo referente a los raíles, los característicos de tramos rectos se hacen en serie, mientras que los propios de trayectos curvos o con descansillos intermedios exigen de un diseño hecho a medida para abarcar todas las complicaciones.

Si estás interesado en la adquisición de sillas salvaescaleras, en Multielevación disponemos de un amplio catálogo a tu servicio. Consúltalo y no dudes en plantearnos cualquier duda.